24 de abril de 2011

El Sopwith 1½ Strutter llega al frente

Desde finales de 1915 los cielos estaban en manos de los alemanes. El ave de presa que sobrevolaba el espacio aéroe viendo como sus presas temían su misma sombra era el Fokker Eindekkers, amo y señor gracias a su ametralladora Spandau delantera sincronizada con la hélice. No en vano a esos tiempos se los denominó como Azote Fokker. En el bando aliado se las veían y deseaban para tratar de evitar el desastre pues las cifras de bajas iban en aumento sin poder remediarlo. La situación se palió ligeramente a finales de año gracias a que los franceses empezaron a producir sus Morane y Neuport, sobre todo estos últimos, con la ametralladora sobre el ala superior del biplano en su zona central. Así se evitaba la hélice pero resulta evidente que no era un sistema tan efectivo como el alemán. 


Mientras los alemanes se acomodaron en su posición de superioridad sin innovar o mejorar sus Fokker E., en el bando aliado finalmente lograron sincronizar la ametralladora con la hélice gracias al interruptor Vickers-Challenger. La Sopwith Aviation Company llevaba el apellido de su fundador, el ingeniero y aviador Thomas Octave Murdock Sopwith, que había sido medalla de oro en el europeo de 1910 con la selección nacional británica de hockey hielo, en la que era portero titular. Fue esta empresa aeronáutica la encargada de dar al bando aliado el primer aparato sincronizado: el Sopwith 1½ Strutter. 


El Strutter llevaba el mencionado sincronizador, lo que le permitió portar una ametralladora Vickers delante del piloto como sucedía en los Fokker. Este avión tuvo dos versiones, una monoplaza y otra biplaza, si bien la segunda fue la más utilizada. Llegó al frente a finales de abril de 1916 y de inmediato se creó una escuadrilla con objeto de escoltar  a los bombarderos Breguet y Caudron. La primera pega es que su llegada no fue al Royal Flying Corps sino a la fuerza aérea naval británica, que se había adelantado en los pedidos.  El RFC tuvo que esperar hasta agosto para poder disponer del nuevo avión de combate. El segundo problema consistía en que en la versión biplaza el depósito de combustible iba colocado justo entre piloto y artillero, aspecto sobre el que los aviadores aliados bromeaban afirmando que el diseñador del aparato tenía forzosamente que ser alemán. 


El Strutter fue entregado no solo a las distintas fuerzas aéreas británicas sino también a franceses y belgas, donde tuvo una gran aceptación y valoración por parte de los pilotos. A pesar del breve periodo de tiempo como protagonista que tuvo en el frenté, pues pronto llegaron mejores aparatos, su servicio duró el resto de la guerra y ocho pilotos del RFC (todos británicos salvo un piloto canadiense) se convirtieron en ases a sus mandos, precisamente en 1917 la mayoría de ellos y a costa de los Albatros D.III alemanes, destacando el capitánGeoffrey Cock con 13 victorias a los mandos de un Sopwith 1½ Strutter. 


Este avión fue el padre del resto de Sopwith que surcarían pronto los cielos de la Europa occidental con gran éxito. Primero habría de llegar el Sopwith Pup que, a su vez, dio origen y paso al muy valorado y reconocido Sopwith Camel así como al Sopwith Triplane, primer triplano del conflicto.  El Strutter no ha pasado a la historia como uno de los mejores aviones de la Gran Guerra e incluso en los listados de aparatos se le suele ignorar frente a sus hijos y nietos, los mencionados Pup y  Camel, pero debemos otorgarle la importancia que tuvo como precursor de una nueva era en los aviones de combate aliados y su contribución a revertir la primacía alemana en los cielos, ya inexistente a mediados de 1916. 

En el siguiente vídeo se muestran imágenes de época del Strutter, destacando la preparación del artillero justo antes del despegue. 




2 aportaciones:

La pluma del cuervo dijo...

Tú eres una máquina... Cómo sigas así, el blog se va a convertir en visita obligada ... le ponemos un '10' sobre '10' a la entrada.

Magnífico...

un saludete, compañero.

Fran dijo...

Aunque es subjetividad producto del afecto te lo agradezco igualmente. ;)

Publicar un comentario