6 de enero de 2011

El Barón Rojo (2008)


A la hora de iniciar las entradas relativas a películas sobre los combates aéreos de la Gran Guerra pensé  hacerlo con Alas de Wellman por ser la primera a reseñar (1927), ya que la intención era establecer una sucesión cronológica de películas. Pensando en esto he llegado a la conclusión de que los amigos que pasen por el blog a leer y puedan interesarse por películas con ambientación en la Primera Guerra Mundial y sus combates aéreos seguramente serán personas jóvenes en su mayoría, jugadores de Wings of War que buscan ambientación añadida al juego. Por eso quizás lo más apropiado era empezar por el final, esto es, con la última película sobre los primeros ases de la aviación: El Barón Rojo, del año 2008 con lo que bastante reciente. 



Der Rote Baron llegaba a las pantallas en el mencionado año 2008 con el halo de ser la película alemana más cara de la historia y eso que, comparado con las superproducciones estadounidenses, sus 18 millones de euros hoy en día casi que no nos asombran. Por desgracia, como comentaré más adelante, ese dinero solo se justifica en los efectos especiales y atrezzo, que no en las interpretaciones o en la trama misma.

Aunque alemana por su producción y por muchos de sus actores, incluyendo al protagonista, Matthias Schweighöfer, e incluso con director y guionista alemán, Nikolai Müllerschön (que también participa como productor), la película fue rodada en inglés al tener una clara vocación internacional. Y precisamente siendo así choca que, a día de hoy, no se haya exhibido en cines españoles ni tenga siquiera una edición en DVD. Así pues, quien quiera ver la película deberá hacerlo en versión original con subtítulos en español.



Con ese título no hace falta ser adivino para comprender que la película trata sobre la vida del as alemán Manfred von Richthofen, el Barón Rojo. Y como película que es comete errores, unos pasables y otros de mayor gravedad, pero no obstante es cine y eso suele pasar en la mayoría de cintas donde se recrean hechos históricos. No es cuestión de destripar la película a quien esté leyendo esta entrada del blog, con lo que no voy a mencionar gran cosa al respecto, pero baste mencionar que nada más empezar la cinta vemos a un Manfred de 14 años cazando que al ver un avión se pone a galopar brazos extendidos como si volase, cuando es evidente que como miembro de la aristocracia alemana su aspiración no era ser piloto sino entrar en caballería, como así fue (cuerpo de Ulanos). De hecho la inmensa mayoría de ases de la Gran Guerra comenzaron el conflicto en unidades de infantería o caballería, interesándose a posteriori por la aviación. Pero eso digamos que se justifica por tratar de aparentar un joven Manfred soñando con surcar los cielos, pase pues, pero es que al momento se nos traslada ya a 1916 y aparece Richthofen con sus compañeros pilotos a los mandos de cazas Albatros D.III, que no entraron en servicio hasta comienzos del año siguiente. Pero la cosa no queda ahí. Al momento aparecen en el cielo cazas aliados... RAF S.E.5a, que tampoco había entrado aún en acción para entonces. Y si esto parece poco, entre los compañeros de Richthofen va el as Werner Boss, que por entonces estaba en un Jasta distinto al de Richtoffen, por entonces bajo mando de Boelcke. En una película sobre la vida de un personaje y habiendo costado 18 millones de euros digo yo que un poco de documentación no habría estado de más. 



A la película se le critica bastante, no sin razón, que en vez de centrarse en el soldado y el conflicto se convierta en una película que cuenta una historia de amor. No es que las historias de amor sean malas, ni mucho menos, pero tratándose de una cinta sobre un personaje que ha pasado a la historia como el piloto con mayor número de victorias aéreas choca bastante que no prime eso sobre el romance con la enfermera. 

Avisado queda, pues, todo el que se acerque a la película con la intención de ver cine bélico porque no lo es. Las batallas aéreas se cuentan con los dedos de una mano y sobra alguno, algo que echa a perder una magnífica oportunidad de haber conseguido una magnífica película. Al principio de la entrada mencionaba que el dinero invertido se nota en los efectos especiales y es que, salvo errores mencionados y otros que no comento, la calidad de los aviones y la parte de combates entre cazas es muy bueno, así como la aparición de bombarderos nocturnos, globos de observación, etc. Incluso cuando aparece el frente y la lucha en trincheras se nota que ahí se lo han trabajado bien y se han esforzado por tratar de recrearlo todo lo mejor posible. Lástima, como digo, que sean tan pocos los minutos dedicados a eso y tantos los que se centran en una historia de amor que han metido con calzador en la película y que no convence ni por emoción, ni por pasión, ni por nada de nada. Por eso chirría aún más si cabe. 


No voy a entrar en el personaje del capitán Brown, ni en la que lían para hacer que se conozcan durante la guerra, que compartan charla, etc. No, porque me conozco y no es plan de despotricar más de la cuenta. 

En definitiva, decir que es una película que podría haber sido de nueve y se queda en el seis. Entretenida y que no aburre salvo en puntuales momentos donde se llevan demasiado tiempo con la historia del romance comentado. Bastante pasable y que al menos por esos momentos de combates aéreos y lo bien que están merece la pena tragarse el resto. Algunos han dicho que es la Pearl Harbor de la Primera Guerra Mundial y ciertamente es así solo que peor incluso, porque en este caso el amorío no llega ni a ser interesante o a transmitir emoción alguna. No obstante las escenas bélicas de esta me gustaron mucho más que las que aparecen en Pearl Harbor, pero eso ya es cuestión de gustos claro. 

A verla y que cada cual saque sus propias conclusiones. Si se ignoran errores históricos y no se le exige mucho a la cinta, os entretendrá y servirá de aliciente y motivación para echar luego nuevas partidas a Wings of War, eso seguro. 
  

3 aportaciones:

La pluma del cuervo dijo...

Suscribo lo dicho (de los detalles históricos que has desvelado no me había dado ni cuenta... y los que habrá por ahí que te dejas en el teclado por no 'hacer sangre')... que conste que he visto varias veces las escenas de acción porque me parecen magníficas... no obstante, guión 'flojillo' e interpretaciones 'reflojillas'.

Saludos :-)

placido santana dijo...

no se, vale y vale.
pero a mi me gusto mas que pearl harbour y no digamos que mucho mas que flyboys.

placido santana dijo...

perdon...y no digamos nada comparada con la nueva red tails de george lucas......ahi si hay que hacer fuerza con el estomago para ver las escenas aereas a pesar de lo pesima y mal llevada de la historia.
y eso que la historia tenia sustancia, y meter un pivon sin venir a cuento....puuuff

Publicar un comentario